miércoles, 27 de junio de 2012

Manipulación estudiantil otra vez en elecciones ahora con #Yosoy132

Por Jorge Treviño/Agencia MANL
Como en 1988 y en 2000 lideres cumplen encargos y desaparecen
Previo a los comicios de 1988, surgió en la Universidad Nacional Autónoma de México un movimiento de protesta estudiantil, justificado ante las iniciativas de reforma universitaria promovidas por el Rector de aquel entonces el doctor Jorge Carpizo McGregor, surgió así el Consejo Estudiantil Universitario CEU, que llenara con sus marchas el zócalo capitalino.

También se dijo que era un movimiento espontaneo, libre sin la infiltración de intereses externos pero la verdad es que no ocurrió así, el CEU fue alimentado por recursos provenientes principalmente de grupos de izquierda con poder económico y político como son los sindicatos, legisladores y evidentemente partidos políticos entre otros.

En ese tiempo, sólo tres organizaciones de jóvenes en México eran capaces de convocar a cien mil personas; la Federación de Estudiantes de Guadalajara FEG, los jóvenes católicos y el CEU. Algo que sólo el movimiento estudiantil de 1968 que cimbró al régimen autoritario del PRI viejo lo había logrado.

Los líderes Antonio Santos, Imanol Ordorica y Carlos Imaz movieron, organizaron encumbraron la organización estudiantil muchos jóvenes creyeron en ellos y en la limpieza del movimiento CEU, sin embargo lo último que se supo de ellos como dirigentes es que se fueron a Europa y a otros países según para diseminar la voz ceuista, luego se desvanecieron, antes motivaron a sus noveles seguidores a subir a la escalera para pintar la historia nacional de otro color y estando arriba les quitaron la escalera.

Luego surgió otro movimiento en 1997-1999 también en la UNAM y secundado en el IPN, los lideres Oscar moreno y el “Mosh”, ambos con sueldo, tomaron la UNAM el gobierno federal los desalojo y se esfumaron de pronto, los miles de simpatizantes quedaron a la deriva ellos ya habían cumplido con su encargo político.

Esos dirigentes estudiantiles no sufrían para realizar sus actividades de protesta todo les era proveído, pintura, propaganda impresa, transporte sonido, comida y un sueldos, sí, todos cobraban incluso en la propia UNAM, después por mera casualidad varios integrantes de la izquierda universitaria asumieron cargos directivos.

Extraña espontaneidad como la que ocurrió en la reunión nacional de #YoSoy132 efectuada en las “Islas” de ciudad universitaria de la UNAM, en unos cuantos días se juntaron representantes estudiantiles de casi un centenar de universidades del país. Recordemos que en 1988 la FEG de Guadalajara y otras importantes organizaciones, tardaron más de dos años en concretar el mayor esfuerzo de unidad estudiantil nacional posterior a 1968, la Coordinadora Nacional de estudiantes Mexicanos, la CNEM, con reconocimiento ante la Unión Internacional de Estudiantes.

Ahora ha surgido grupo de muchachos que no debemos cuestionar en sus ideas pero sus acciones dejan de lado la legalidad repitiendo los mismos patrones de utilitarismo político, no contra un personaje y lo que representa sino a favor de quien con gran habilidad aprovecha cada comentario, idea, actividad de ese movimiento llamado #YoSoy32.

La intolerancia, el protagonismo, la manipulación la agresividad, la cerrazón el sectarismo, la violencia y los recursos económicos son elementos que no cabe duda no les faltaron en 1987, en el 2000 ni les faltan hoy.

El movimiento #YoSoy132 ya cumplió con su aportación al proceso democratizador del México contemporáneo, despertó a una juventud adormilada, los iniciadores son personas conscientes por lo menos así parece la formación en la Universidad Iberoamericana donde surgieron, y su interés está más enfocado a incorporarse a la vida profesional que a la dirigencia estudiantil.

Sigue ahora entonces la malvada inversión post electoral de los oportunistas, #YoSoy132

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada