Juan Zepeda: no creo en un alcalde que se esconde cuando se arman los trancazos




Agencia MANL

Nezahualcóyotl, Méx.- El sistema de seguridad de mando único permite a los alcaldes esconderse cuando se arman los trancazos. Por lo anterior, de llegar a ser candidato a gobernador por el Estado de México, mis compañeros de partido me han pedido que haga a un lado el defectuoso programa de seguridad de mando único y con modalidades regionales instale el sistema de mando coordinado que nos permitió bajar los índices delincuenciales en Neza hasta en un 60 por ciento.

A unos días de terminar las precampañas, Juan Zepeda ofrece una entrevista y trata de sintetizar el resultado de su diálogo en decenas de municipios con sus compañeros perredistas. 

"El común denominador es una queja constante por el crecimiento de la criminalidad. El tema de la inseguridad se convierte en eje prioritario porque sin seguridad no hay educación, producción, empleo, salud, bienestar, alegría o fuerza para luchar contra otras adversidades."

"Sin lugar a dudas, dice Zepeda, la inseguridad ha golpeado de tajo todos los sectores de la sociedad, desde la gente humilde hasta las clases media y alta. Y en este asunto existen dos lecturas del mismo fenómeno: por un lado, los criminales se organizan más y se vuelven más violentos; y por el otro lado, el gobierno del Estado de México sigue necio con un sistema de mando único que ha demostrado ser ineficiente."

"En el sistema de mando único, el gobierno del Estado de México toma el control de la policía municipal y el alcalde hace a un lado su responsabilidad. Los alcaldes que aceptan este modelo solamente presumen debilidad y frustración. Yo no creo en un alcalde que se esconde cuando se arman los trancazos. Yo no creo en un Ayuntamiento que huye cuando la delincuencia asalta a sus ciudadanos. Yo no veo una autoridad municipal haciéndose a un lado y usando como pretexto que el mando único dice que la inseguridad es una responsabilidad del gobierno estatal."

En contraposición, el sistema de mando coordinado que está proponiendo el PRD como un nuevo sistema de seguridad ha demostrado su valor, su importancia y su viabilidad. 

"Cuando fui alcalde, no me escondí cuando me avisaban que unos delincuentes recorrían nuestras calles. Tampoco levanté asustado el teléfono para hablarle al gobernador y pedirle que me substituyera. Lo que hice fue organizarme con los ciudadanos y con la policía municipal. Junto con mi equipo, diseñamos más de cuarenta estrategias para enfrentar la inseguridad. Y una vez que tuvimos un plan realista y un diagnóstico de la inseguridad, entonces le hablamos al gobierno estatal, le hablamos al gobierno federal, hablamos con el ejército y nos coordinamos para luchar por lo mismo. Y no quiero ser egoísta y decir que nosotros los del Ayuntamiento de Nezahualcóyotl hicimos todo. Porque se recibió apoyo del ejército, porque se recibió respaldo de la policía estatal y federal y coordinadamente logramos bajar los índices delincuenciales en cifras no vistas en ningún otro municipio del País".

Un modelo de seguridad de este tipo, lo debemos tomar como punto de partida para el plan de seguridad estatal.

"Y digo como punto de partida porque cuando hablamos de un plan estatal existen muchas cosas que se deben ajustar de acuerdo  a las necesidades de cada región."

Juan Zepeda termina diciendo que con esto no se elimina al cien por ciento la delincuencia y no cree que exista un plan en todo el Mundo que lo consiga. 

"Lo que estoy diciendo es que se pueden bajar sustancialmente los índices de delincuencia y generar condiciones para que los programas de productividad, de inversión, de educación, de salud, de vivienda, de alegría y muchos otros crezcan."

Tenerle miedo a la delincuencia es lo peor que te puede pasar como autoridad. Un alcalde debe tener miedo solamente cuando no puede proteger a una familia, cuando no puede acudir al auxilio de un adulto mayor o cuando una persona se ve amenazada por el crimen sin que la autoridad haga su trabajo.

Comentarios