No pierde la esperanza de encontrar a su hijo que desapareció en Ecatepec




Agencia MANL


Ecatepec, Méx.- Debido a que los secuestros y desapariciones que ocurren en México, cuyo número rebasa a las autoridades en nuestro país, y en mi desesperación por encontrar a mi hijo he visitado Semefos y fiscalías de homicidios en Aguascaliantes, Guadalajara y Michoacán.

Así lo expresó, Verónica Rosas Valenzuela, quien narró que el pasado 4 de septiembre del 2015, Diego Maximiliano Rosas Valenzuela de 16 años de edad, estudiante de 2º año de preparatoria, con promedio de 8.3, salió de su domicilio en la colonia Llano de los Báez, e iba al cine en el centro comercial Las Américas, en Ecatepec, y ya no regresó.

Aunque hay versiones “Es mismo día por la noche recibí una llamada a mi teléfono celular diciéndome que tenían a mi hijo secuestrado y me pidieron cifras exorbitantes de dinero para liberarlo, yo pensé que se trataba de una broma, pero desgraciadamente no” narró, la madre del joven

Durante varios días estuvo en negociación con los presuntos captores de Diego, quienes “me pedían muchísimo dinero” y con su trabajo de asesora de ventas “ni vendiendo mi casa de interés social” alcanzaba a cubrir el monto del rescate que pedían por su hijo. “Se equivocaron de persona”.

Afortunadamente con el apoyo de familiares y amigos logró reunir una cifra económica aceptada por los secuestradores. “Fue entregado el rescate que pedía por Diego y al día siguiente fuimos a buscarlo” en donde dijeron que sería liberado, pero no fue así y desde entonces desconoce dónde está su hijo.

A la fecha, dijo, hay tres personas detenidas, pero “los derechos humanos no nos ayudan, protegen mucho a todo ser humano sin darse cuenta qué tipo de personas somos”, dos de los detenidos no tenía ninguna relación con su hijo y uno de ellos es su vecino dedicado al robo a transporte público y transeúnte. “Fue uno de los cómplices en el secuestro, está confeso y sentenciado, asegura que él sólo fue por el rescate y que no sabe dónde está. Al día de hoy no quiere decir donde esta Diego”.

Desde ese entonces, Verónica Rosas, se ha dado a la tarea de buscarlo, pegar carteles e investigar por todas partes con la intención de que si alguien lo ve aporte información para su localización.

Con ayuda de amigos y representantes populares recorrió varios municipios de los estados de Aguascalientes, Guadalajara y Michoacán, porque durante las negociaciones del secuestro una llamada “votó” de estas localidades.

En su recorrido se entrevistó con los Fiscales, Procuradores, Ministerios Públicos y Servicios Médicos Forenses (SEMEFO) para comunicarles del caso e indagar si tenían información de su ser querido. “Bendito Dios no hay nada de mi hijo”.

Asimismo, en esos estados se dio a la tarea de pegar carteles donde se anuncia que la Procuraduría General de Justicia (PGJ) ofrece hasta 300 mil pesos de recompensa a quien aporte información útil que lleve a su localización.

Adelantó que la Procuraduría General de la República (PGR) “nos otorgó” una recompensa por un millón y medio de pesos para quien proporcione informes de Diego, su único hijo.

Es muy difícil vivir con este dolor, yo exhorto a todas las personas que están viviendo un caso similar al mío a que no cesen de buscar a sus seres queridos “es muy difícil sobrevivir sin ellos, pero que no dejen de tocar puertas hasta encontrarlos hasta que estén con nosotros.

Lo peor que le puede suceder a un ser humano es la incertidumbre de no saber dónde están nuestros seres amados. Hasta que Dios no me demuestre lo contrario, yo tengo que seguir buscando a Diego. El amor a un hijo es lo que nos motiva. “Diego es mi vida y hasta encontrarlo”.

Comentarios